Spiga

Sobre la baremación de los premios Giner de los Ríos 2013

[23/01/2014 Entrada actualizada tras una nueva conversación telefónica con el CNIIE]

Este año he participado junto a un grupo de compañeros en los premios Giner de los Ríos 2013 y lo cierto es que la experiencia ha sido muy curiosa. Estos premios los valora el Centro Nacional de Investigación e Innovación Educativa (CNIIE) y, tal y como se establece en su convocatoria, pretenden servir de estímulo para el profesorado premiando "trabajos de investigación pedagógica e innovación educativa".

Estudiando las bases y los criterios con los que teóricamente se iban a valorar los proyectos, pensamos que con el trabajo que habíamos realizado, si nos esforzábamos en escribir una buena memoria, podríamos tener posibilidades. Sin embargo no hemos tenido suerte y no hemos sido premiados y, a pesar de llevar tiempo expectantes para ver el nivel de los proyectos que habían sido seleccionados, con muchas ganas de leer y aprender de compañeros que hubieran hecho unos trabajos estupendos, lo cierto es que al ver lo que se ha premiado nos hemos quedado un poco fríos. Este escrito no es una crítica a los trabajos premiados, todo lo contrario, siento un tremendo respeto y admiración por todos los docentes que dedican su tiempo libre a innovar y trabajar para que sus estudiantes aprendan más y mejor. La crítica es exclusivamente sobre el proceso de baremación de los trabajos.

Uno de los proyectos premiados es EmprendeCole. Este trabajo es magnífico, estimulante, ilusionante y una auténtica maravilla, y quiero dar mi enhorabuena a todo el profesorado implicado. Sin embargo este trabajo (o uno muy, muy similar realizado por parte de los mismos autores) ya ha resultado premiado en otros premios y convocatorias, así que considero que debería haber sido excluido de esta.


Capturas de los trabajos "Emprender desde al aula" y "EmprendeCole"


Como es lógico, me puse en contacto con el CNIIE para hablar con ellos del tema y de otras situaciones que me habían sorprendido sobre la resolución y, tras las conversaciones que hemos mantenido, tengo la sensación personal de que la baremación ha debido hacerse muy deprisa y con no demasiado cariño.

Respecto al trabajo galardonado con el premio especial, Relatos viajeros, considero que tampoco es original, ya que ha sido reconocido anteriormente con otros premios y distinciones otros años, como la de Leer.es (que entrega el propio CNIIE) y Educastur. Por tanto, parece poco comprensible que sea seleccionado si el objetivo de la convocatoria es es servir de estímulo al premiar trabajos de "investigación pedagógica e innovación educativa", y además los criterios valoran la originalidad y novedad del trabajo.

Por otra parte llama la atención que para el Ministerio de Educación el mejor trabajo de todos los realizados en España (en relación a la investigación y la innovación) sea, con todos mis respetos, un blog de relatos, en el que lo primero que te encuentras al visitarlo es una imagen de un cuadro protegida por derechos de autor que se está utilizando sin permiso, sin citar y que además ha sido editada para incluir el nombre del trabajo.

Por último, resulta muy sorprendente que no se ha premiado ni un solo trabajo profesional, técnico o tecnológico, ni siquiera en las categorías dedicadas a este tipo de proyectos, premiando exclusivamente trabajos relativos al arte, el cine, la radio, la literatura... Así, en la categoría dedicada a premiar trabajos que potencien la incorporación al mundo profesional y social, el proyecto escogido ha sido uno de realización de secuencias de cine clásico.Y en la categoría científico-tecnológica se ha premiado a MateMagia.

He tratado de encontrar el trabajo MateMagia en internet y no he sido capaz de localizarlo. Sin embargo he encontrado decenas de libros, vídeos explicativos, productos comerciales, programas de televisión y hasta guías didácticas editadas por editoriales, comunidades autónomas, fundaciones... y muchos de estos recursos tienen, literalmente, más de 15 años. Por tanto, parece que la innovación e investigación que pretenden estimularse no se han tenido demasiado en cuenta a la hora de elegir los proyectos a premiar, como tampoco ha debido tenerse en cuenta el hecho de compartir con la comunidad docente los materiales y recursos generados.

Desde el CNIIE aseguran que todos los proyectos han sido valorados siguiendo el baremo de forma escrupulosa. Por tanto, se me ocurre que quizás esta situación en la que la ciencia, la tecnología y las aplicaciones profesionales no son valoradas, pudiera deberse a que el equipo encargado de la baremación de los trabajos no sea suficientemente multidisciplinar. Y quizás, para próximas convocatorias deberían incluirse otras cuestiones en los criterios de baremación.

En cualquier caso, reitero mi máximo respeto y admiración por todos los docentes que, con la que está cayendo, dedican parte de su tiempo libre a hacer cosas distintas, investigar e innovar para mejorar su práctica diaria y el aprendizaje de sus estudiantes. Es un orgullo pertenecer a un colectivo así.

9 comentarios:

  Manuel Díaz-Faes

25 de enero de 2014, 11:49

Estimado Jesús,
Leo con sorpresa y desagrado tus reflexiones sobre el premio que no te han dado (pese a ser, sin duda, el más cualificado para ello).
Supongo que todos tenemos el derecho al pataleo, pero también entiendo que entre personas adultas hay que atenerse a unos principios -que, al fin y al cabo, es lo que tratamos de inculcar a los chavales, ¿no?-
Humildemente opino que no se puede ser juez y parte; yo, simplemente, quiero creer que el jurado -al que no conozco (es más, es la primera vez que nos animamos a presentarnos a un certamen de estas características, no como tú sugieres) es imparcial y especialista.
Al igual que supuso una sorpresa y alegría resultar elegidos, de no haber sido así hubiera pensado en positivo que habría otros proyectos con más méritos (que no con mayor trabajo, ilusión y esfuerzo detrás). No entiendo qué ganas desprestigiando tanto a compañeros como a un premio nacional.
Sí nuestro trabajo no es el último grito tecnológicamente, sí que es, desde luego, muy humano; de todos modos, has de saber que varios de nuestros alumnos (más de los que te imagines) ni siquiera tenían un correo electrónico (no todos vivimos en grandes urbes, el mundo es muy variado), y otros nunca habían entrado en un blog o dejado un comentario, por lo que, sólo con eso ya se justifica una parte del proyecto.
En cuanto al uso "fraudulento" de imágenes que citas (sin ninguna base), he de aclararte que nos pusimos en contacto con la editorial para comunicarles en todo momento nuestras intenciones, por lo que entendemos que no hay nada de ilegal -como tú sugieres- en su utilización. Además, creímos que era lo más lógico para vincular el trabajo de los alumnos/as al libro (¡no íbamos a poner imágenes sin conexión con lo trabajado!). Por todo lo anterior te pido que elimines ese comentario de tu post, ya que, además de mal informado, puede dar lugar a malas interpretaciones.
Podría seguir argumentándote todas nuestras razones, pero mi intención no es convencerte -supongo que ya has decidido quién es el bueno y quién el malo). Solo deseo que sigamos todos trabajando con ilusión y ganas, y con los ojos y el corazón limpios por el bien de nuestros estudiantes.
Un saludo.
P.d. Supongo que no publicarás estás líneas, ejerciendo el derecho de veto.

  Jesús M.

25 de enero de 2014, 13:17

¡Hola, Manuel!

Antes de nada, muchas gracias por tomarte la molestia de dejar un comentario.

Me sorprende que al ver tu comentario publicado no hayas pedido disculpas por haber supuesto que iba a censurar tu opinión; es una manía muy fea pensar de esa forma de los demás.

No quiero convertir este escrito en una pelea sobre quién tiene más méritos para haber recibido el premio. Te pego parte de mi texto para que veas que, ante todo, lo que siento es una máxima admiración para cualquier docente que trata de hacer cosas nuevas y distintas pensando en sus estudiantes: "Reitero mi máximo respeto y admiración por todos los docentes que, con la que está cayendo, dedican parte de su tiempo libre a hacer cosas distintas, investigar e innovar para mejorar su práctica diaria y el aprendizaje de sus estudiantes. Es un orgullo pertenecer a un colectivo así."

Mi crítica es, exclusivamente, hacia el proceso de baremación, ya que considero que no se ha realizado de acuerdo a los criterios que establece la convocatoria. Yo sospecho, aunque no puedo saberlo porque todo el proceso se lleva con la máxima oscuridad, que en el jurado no debía haber gente que supiera de ciencia ni de tecnología, ya que, prácticamente, todos los proyectos premiados tienen que ver con las artes, la literatura, el cine o la música, y no se ha premiado nada relacionado con el mundo profesional, tecnológico o científico. Pero ya te digo que es una sospecha que no puedo certificar, ya que el jurado no es público y no es posible comprobar su curriculum.

En cualquier caso, sin ánimo de ofender, de verdad, nuestro país tendría un serio problema si lo mejor que se hace respecto a la innovación y la investigación educativa es un blog de relatos. Afortunadamente no es así, ya que he tenido la oportunidad de leer varios trabajos de los que se han presentado que son realmente innovadores y espectaculares, pero el jurado no ha tenido a bien premiarlos, qué le vamos a hacer. Quizás no han tenido tiempo de leerlos a fondo, o quizás no estaban cualificados para entender lo que se hacía en algunos de ellos. Aunque no conozco vuestras circunstancias, estoy seguro de que es un proyecto precioso y muy interesante, pero esta convocatoria tiene el objetivo de premiar "trabajos de investigación pedagógica e innovación educativa" y, de verdad, mirando los criterios que debían baremarse, me cuesta mucho trabajo entender que un blog de relatos haya sido elegido como premio especial.

Respecto a lo que comentas de la imagen que utilizáis, ¿la editorial es la dueña de los derechos de autor de la misma? ¿O simplemente pagó a su autora para usarla en uno de sus libros?

A pesar de todo lo dicho, no me gustaría que te quedaras con la sensación de que estoy criticando el trabajo de otros compañeros, de verdad. Tan solo critico el proceso de baremación. Te envío mi máxima enhorabuena por vuestro proyecto y por vuestra iniciativa.

Saludos,
Jesús.

Saludos,
Jesús.

  maria

25 de enero de 2014, 15:03

María Casal de Arriba
Relatos viajeros
Desde el respeto y la delicadeza que me merece el sentimiento de frustración, he de aclararle que la originalidad que menciona, nada tiene que ver con el hecho de haber sido premiado, sino con el obvio concepto del origen.

Con todo, le aclaro que Relatos viajeros ha sido señalado con el Sello de Buenas Prácticas Iberoamericanas. Lo que es de extrañar es que desconozca usted que no se trata de un premio. Supongo que ya se lo han aclarado.
En cuanto a Educastur, es de esperar que no sepa que es la página de Educación del Principado de Asturias. En ella se muestran los trabajos que resultan novedosos e innovadores en la ardua tarea de educar que, en nuestro humilde caso, ha puesto su objetivo en la lectura y la creación literaria.

Sin embargo, sé que esto no le dirá nada, pues ha quedado más que claro su menosprecio a toda esa faceta del desarrollo humano que es nada más y nada menos que el arte y todas sus manifestaciones. ¡Es un pena!
El arte de la elocuencia es lo que nos hace hablar con propiedad y expresarnos con corrección, me estoy refiriendo a la argumentación, es decir a la tarea de fundamentar nuestras opiniones. Esto no tiene nada que ver con la pelea a la que se refiere, en contestación a mi compañero. El cómo le vaya o no al país depende como es de esperar de las personas que lo habitan y de todas sus decisiones, en parte, claro está. Sin duda un debate apasionante, en el que Giner de los Ríos tendría mucho que contarle. Bueno, no sé, fue un filósofo y profesor que, creyó en los ideales del hombre como motores de cambio político y social. Machado, Lorca , Dalí, Buñuel , Ortega y Gasset, Azaña, Unamuno ... son algunos de sus discípulos.
Yo siempre he mantenido que la tecnología es un medio, no un fin. Es decir, lo interesante es el contenido y los objetivos conseguidos. En este caso, la tarea entusiasta que ha unido a profesores de cuatro centros y a cientos de alumnos en la lectura, la escritura compartida y la investigación. Me estoy refiriendo con esto, al proceso de enseñanza-aprendizaje, sin duda lo más interesante.
Por otro lado, siento no entender cómo se puede tener esperanza en recibir un premio por haber escrito una buena memoria.
Puedo decirle, al respecto, que tengo entendido que el jurado pone su atención en el proyecto en sí, y su implantación pedagógica. No premia las memorias.

Por último, después de haber intentado afear un premio de esta importancia, de haber escrito críticas tan poco fundamentadas, se hace demasiado predecible echarle la culpa al jurado y a la baremación.
Sin más, me despido cordialmente, si dejar de reiterarle mi más absoluto respeto. Yo no puedo desgraciadamente juzgar su proyecto pues no ha sido seleccionado. Pero no pongo en duda el esfuerzo que les ha llevado redactar la memoria.
Un saludo cordial.

  Jesús M.

26 de enero de 2014, 12:15

Hola, María. Ante todo, muchas gracias por tomarse la molestia de dejar un comentario.

Me ha resultado muy divertido su tono irónico al respecto de la redacción de la memoria. Estoy seguro de que usted comprende que la memoria recoge un resumen del trabajo que venimos desarrollando desde hace años, pero aún así ha querido darle un tono cómico a su comentario. ¡Muchas gracias! La verdad es que se agradece un poquito de sentido del humor.

También me ha resultado muy divertida su afirmación sobre el menosprecio al arte. Lo cierto es que solicitar que se premien trabajos científicos o tecnologógicos en la categoría científico-tecnológica, o que se premien trabajos del mundo profesional en la categoría de inserción al mundo profesional, representa por mi parte un auténtico menosprecio al arte y todas sus manifestaciones, tiene usted razón.

Como usted comprenderá, María, cuando escribí esta entrada era consciente de que me iba a exponer a este tipo de críticas. ¿Por qué he decidido publicarlo cuando sería mucho más cómodo por mi parte quedarme calladito y mirar para otro lado? Porque considero que estos premios, que son de los pocos incentivos que reconocen la labor de docentes innovadores e investigadores, deben ser baremados de acuerdo a los criterios que establece la convocatoria para premiar trabajos originales "de investigación pedagógica e innovación educativa". Como considero que esto no se ha hecho correctamente, me tomo la molestia de exponerme con el humilde objetivo de que en el futuro las cosas se hagan mejor. Pero reitero que se trata exclusivamente de una crítica al proceso de baremación.

En cualquier caso, muchas gracias también por la biografía del señor Giner de los Ríos, fíjate que no lo conocía...

Saludos,
Jesús.

  maria

26 de enero de 2014, 15:45

Me parece más que preocupante que le diviertan argumentos que no ha podido refutar. Y cuando pienso que es usted profesor, me espanto.
¿Hablamos de la necesidad de un alumnado crítico que sepa valorar y opinar con argumentos sus ideas. Que vaya más allá de la falta de respeto y sepa asumir sus logros y sus fracasos para seguir aprendiendo?i

No es ninguna molestia participar en foros que valoran nuestro trabajo. Es una necesidad. Sus comentarios han ido más allá del proceso de baremación. Ha escrito opiniones que menosprecian el premio en sí mismo, al jurado y al procedimiento
No ha entrado a comentar ninguno de los argumentos que le expuse, y se dedica a valorarse a sí mismo por publicar nuestros comentarios.
Siento decirle que me parece una vergüenza que un docente se comporte de este modo y se jacte publicamente de unas afirmaciones que van en contra del propio espíritu que ha alentado la labor de Giner de los Ríos. Al que, en el colmo de mi sorpresa, no conocía.
La verdad, no sé cómo puede mantener esos comentarios. Sin duda, la mejor forma de que le conozcan.




  Jesús M.

26 de enero de 2014, 16:26

Para ser usted tan irónica, María, parece que no capta la misma cuando la usan los demás... ¿cómo puede pensar que no conocía a Giner de los Ríos?

No me voy a poner a su nivel y no voy a realizar comentarios sobre su calidad como persona o docente, ya que creo que se ha retratado usted solita con sus palabras.

Saludos,
Jesús.

  María Casal

29 de enero de 2014, 17:48

Holla de nuevo,

Es muy difícil ponerse en el lugar de otro. Usted y yo estamos muy, muy distantes.

Sinceramente, viendo su menosprecio a las actividades artisticas, se hace difícil interpretar su ironía. No olvide su afirmación., por favor. No hay mayor retrato que ese.


Sin más, le deseo toda la suerte del mundo como participante en esta próxima edición de los premios Giner de los Rios. ¿O va a ir usted de jurado?
Ánimo.
Un cordial saludo.

  Jesús M.

29 de enero de 2014, 18:09

Tras su salida de tono en el anterior comentario, esperaba que su siguiente intervención fuera una disculpa por sus alusiones personales, pero veo que ha preferido desaprovechar la oportunidad y volver a retratarse.

No entiendo dónde puede usted encontrar menosprecio hacia el arte en mi escrito. Se lo vuelvo a preguntar: ¿considera que solicitar que se premien trabajos científicos o tecnológicos en la categoría científico-tecnológica es un menosprecio hacia las artes? ¿Considera que solicitar que se premien trabajos del mundo profesional en la categoría de inserción al mundo profesional representa por mi parte un auténtico menosprecio al arte y todas sus manifestaciones?

En todo momento he mantenido que este escrito es una crítica exclusiva al proceso de baremación. Fíjese, se lo pego de nuevo a ver si a la tercera lo entiende: "Reitero mi máximo respeto y admiración por todos los docentes que, con la que está cayendo, dedican parte de su tiempo libre a hacer cosas distintas, investigar e innovar para mejorar su práctica diaria y el aprendizaje de sus estudiantes. Es un orgullo pertenecer a un colectivo así."
O este otro fragmento: "A pesar de todo lo dicho, no me gustaría que te quedaras con la sensación de que estoy criticando el trabajo de otros compañeros, de verdad. Tan solo critico el proceso de baremación. Te envío mi máxima enhorabuena por vuestro proyecto y por vuestra iniciativa."

Sin embargo, ustedes se han sentido atacados y han convertido este debate en algo realmente desagradable, llegando incluso a las alusiones personales. Si cuando se le pase el cabreo vuelve a leer lo que escribió y le da vergüenza, puede usted eliminarlo sin problemas. Prometo no volver a publicarlo ni utilizarlo en su contra de ninguna forma.

Saludos,
Jesús.

  forza4

29 de enero de 2014, 21:01

Estimados Jesús y María,

La verdad es que pienso que, ya puestos, mejor que Jesús se presente a trabajos para el fomento de las Artes, y mejor que María no se presente, ya que es probable que ganase Jesús, y María quedase en último lugar (pues es el suyo un trabajo muy Científico-técnico).