Spiga

Mis materiales son míos... ¿no?

Hay pocas cosas más molestas en Internet que tratar de acceder a los materiales didácticos desarrollados para cursos de universidades o de institutos y encontrarte con que el acceso a los contenidos está bloqueado y sólo es accesible para los usuarios registrados. Tanto en mi época de estudiante como ahora que soy profesor, cada vez que me encuentro con este tipo de situaciones me siento totalmente decepcionado. Sobre todo si se trata de webs de centros educativos públicos o, peor aún, si estoy mirando los sitios que tienen enlaces a mis materiales y decido seguirlos para ver si encuentro algo nuevo, distinto o con otro enfoque, y me doy con la puerta en las narices.

En ocasiones, cuando hablo de este tema con amigos que no son docentes ni informáticos y que no están al tanto del mundo de la cultura libre, me cuesta hacerles entender mi postura y las razones por las que publico todos los materiales que desarrollo con una licencia libre. Por tanto, voy a tratar de explicar mis motivaciones:

  • Quizás el primer motivo tiene que ver con no hacer sentir esa misma frustración de la que hablaba a la gente que visite mi sitio web. 
  • Pero además, si un alumno de otro instituto o universidad consulta mi documentación y consigue entender algún aspecto que de otra forma no hubiera sido posible, es evidente que, como profesor que quiere transmitir conocimiento, me alegro y considero que es positivo. 
  • Si es un profesor el que usa mi documentación para preparar sus clases y eso hace que sus clases sean mejores, pues también me alegro. Y creo que también es positivo para él y para sus alumnos. 
  • Pero es que, además, los materiales que yo preparo están basados en su mayor parte en cosas que he leído o escuchado en un artículo, unas transparencias, un vídeo o una conferencia, y yo, honestamente, aporto muy poco que sea realmente nuevo o propio. Se trata, por tanto, desde este punto de vista, de una deuda moral con la gente que ya publica sus materiales.
  • Por otra parte, al publicar mis materiales en Internet y saber que antes o después alguien los leerá y puede que se distribuyan, la vergüenza torera hace que ponga especial cuidado antes de publicarlos, tratando de evitar despistes, descuidos o afirmaciones erróneas. Y, de esta forma, mis estudiantes se benefician al recibir una documentación que ha sido repasada a conciencia.
  • Y, por último, aunque no pueda parecerlo, hay mucha gente interesada en los mismos temas que uno publica, sea los que sean, y al colgarlos en Internet seguro que alguien con tus mismas aficiones contactará contigo para felicitarte, realizar algún comentario u ofrecerte algún tipo de colaboración, y eso siempre resulta muy gratificante.
Por tanto, ¡todo son ventajas! La verdad es que me esfuerzo por entender por qué alguien quiere restringir el acceso a sus materiales, pero no lo consigo, siempre que partamos de la base de que se trata de un profesional que hace su trabajo lo mejor posible. Y menos aún si se trata de material elaborado para impartir algún curso de un centro educativo público y, por consiguiente, ha sido pagado con el dinero de todos. No creo que restringir el acceso a los materiales didácticos sea beneficioso para la sociedad en ningún sentido, sino más bien lo contrario.

Y a ti, ¿qué te mueve a publicar o no publicar tus materiales?

8 comentarios:

  albertomolina

16 de mayo de 2013, 22:26

¡Gracias Jesús!

A ver si se van enterando algunos :-)

  Raúl Ruiz

16 de mayo de 2013, 22:55

Yo añadiría otra razón para compartir material: ayudar a los profes noveles a dar clases dignas.

Me temo que en cierto modo predicas (predicamos) en el desierto, hay profes que deben pensar que podrán vender los derechos de sus materiales a precio de best-seller. Si no, no me lo explico.

Un abrazo

  Anónimo

17 de mayo de 2013, 12:38

Genial que existan docentes con ese pensamiento!
Gracias!

  Anónimo

17 de mayo de 2013, 15:38

Gracias a personas como tú este pais aun tiene algo de esperanza.

Profesores como tú son los que dejan huella en los alumnos. Lo digo por experiencia.

Sin conocerte puedo asegurar que eres un buen profesor, y buen profesional.

  Jesús M.

17 de mayo de 2013, 16:02

Muchas gracias por todos los comentarios, así da gusto liberar materiales ;-) Saludos!!

  Anónimo

18 de mayo de 2013, 9:57

Totalmente de acuerdo. Yo tuve alguna asignatura en la que los profesores eran bastante exigentes y no muy buenos explicando ni aportando materiales.

Acudí a los manuales de la bibliografía pero no me solían servir porque había mucha información y se ajustaban poco a los contenidos además de carecer por completo de ejercicios o cuestiones prácticas, algo que realmente es lo que me importaba porque el objetivo número 1 para bien o para mal es aprobar.

Me era difícil conseguir otros contenidos, en parte por el nivel de las asignaturas (estoy hablando de macroeconomía avanzada y cosas así).

Entonces, de vez en cuando encontraba contenidos que se ajustaban a lo que buscaba en algunas universidades españolas, me fue bastante útil.

Por lo tanto, yo soy el primero en agredecer que los profesores hagan públicos sus materiales (y yo lo haría si fuese profesor).

¡Mucho ánimo y sigue trabajando así!

  albertoacos

19 de mayo de 2013, 21:25

yo lo he venido aportando documentos técnicos desde el 2000 como profesor de dos familias profesionales, adscrito a una de ellas, y me encuentro con barreras para llegar a mis documentos. Me tratan como a un intruso cuando llevo mas de treinta años trabajando en la Consejeria de Educacion de la JA y me niegan la entrada a otras familias profesionales. No he hecho otra cosa mas que cumplir con creces con lo que me pagan de sueldo y fíjete-tu !! Esta es la realidad.

animos y que no decaiga el esfuerzo.

  Anónimo

20 de mayo de 2013, 8:55

Si lo que quieres es q tus materiales sean tuyos (a veces se requiere mucho ezfuerso)... en vez de ponerles claves, registralos (ej. safecreative). Ismael